Los mejores consejos para hacerle un buen trabajito oral a tu novio…

Los mejores consejos para hacerle un buen trabajito oral a tu novio…

Una previa erótica

Para no correr el riesgo de que su pene huela desagradable, sugiero que lo invites a darse una ducha juntos antes de mantener relaciones. Como si fuera un juego previo de caricias muy eróticas.

Asegúrate de lavarle bien su pene, pasando tu mano con jabón en su entrepierna y escroto. También tira para tras su prepucio y lava debajo.

¡Manos a la acción!

Con un lubricante o tu propia saliva, humedece el área alrededor del prepucio, y luego suavemente llévalo hacia abajo con la lengua o los dedos. Puedes realizar el movimiento de levantarlo o llevarlo hacia abajo, y de esa esta manera tendrás el control antes de comenzar a usar tu boca.

Para que no tome demasiado tiempo:

Lograr que un hombre eyacule usando el sexo oral, es una tarea de unos 10 o 15 minutos que te puede traer ciertas molestias como dolor en la mandíbula o calambres en las manos.

Para apurar un poco su orgasmo, puedes seguir estos consejos:

Deja las luces encendidas y mantén el contacto visual. Recuerda que los hombres se excitan con lo que ven.
Estimula otras áreas mientras le practicas sexo oral.
Masajea el perineo, que es el área entre el ano y los testículos haciendo pequeños círculos.

No te averguences de gemir si así lo sientes.
Usa tu pulgar e índice para tirar hacia abajo, desde la base.

Tip: 6 errores comunes en el sexo oral

Qué hacer cuando está a punto de eyacular

Es importante mantener el ritmo constante sin cambiar radicalmente las técnicas. Sin embargo, a medida que se acerca su orgasmo, incrementa la velocidad y presión.

Al momento de la eyaculación, tú eliges entre permitir que el hombre termine en tu boca o no, y entre tragar el semen o no hacerlo. Si optas por no hacerlo, tan solo escupe el semen en una servilleta o incluso sobre la sábana.

Para no poner la boca en juego, cuando sientas que tu chico está por eyacular, continúa el trabajo con las manos. Puedes dejar que el semen caiga sobre su cuerpo, o usar tus senos como estímulo, a ellos les encanta.

Y una vez alcanzado el orgasmo, no sigas jugando con su miembro pues el área se vuelve muy sensible y puede sentir dolor en vez de placer.

¡Qué te diviertas con tu chico!